El smartwatch sin smartphone a partir del 2020

Una encuesta realizada por Ericsson ConsumerLab en marzo de este año, Wearable Technology and the Internet of Things (Tecnología “de llevar encima” y el Internet de las Cosas) sugiere un futuro más que prometedor para los relojes inteligentes. La mayor parte de los encuestados considera que a partir del año 2020 se iniciará la expansión masiva del smartwatch y el declive, por sustitución, del smartphone.

 

smartwatch sin smartphone

 

El avance del smartwatch sin el smartphone: el estudio de Ericsson

 

La encuesta se realizó en línea a 5 mil usuarios de smartphones Android e iOS de 5 países: Brasil, China, Corea del Sur, Reino Unido y EE.UU, estimando que representan a un total de 280 millones de usuarios de teléfonos inteligentes.

 

Es una realidad que la tecnología wearable ha evolucionado mucho en los últimos años y la tendencia en la adopción de este tipo de dispositivos sigue aumentando. Este hecho queda reflejado, por ejemplo, en el estudio del año 2015 de Ericsson ConsumerLab, que demuestra que se ha doblado el número de propietarios de dispositivos wearables entre usuarios de teléfonos inteligentes en los países mencionados.

 

Cabe destacar, según el estudio, que el uso dado a este tipo de productos está enfocado principalmente al área de la salud y la medición de la actividad física. La encuesta pretende averiguar la tendencia de los wearables —especialmente smartwatches y pulseras cuantificadoras— basándose en los datos obtenidos en los países anteriores, ya que se trata de un mercado prometedor pero todavía incipiente.

 

No es oro todo lo que reluce

 

Un dato a considerar es la tasa de decepción e incluso abandono del producto adquirido por parte de los usuarios de smartwatches porque no cumplía sus expectativas. Sin embargo, el porcentaje no es alto ya que tan solo 1 de cada 10 propietarios dejaban de utilizar su smartwatch, y un tercio de ellos lo hacía a las 2 semanas de su compra.

 

La principal queja de estos usuarios es la dependencia que tiene el reloj inteligente del smartphone y, a su vez, la mayor demanda es disponer de conexión a la red integrada en el dispositivo. En este punto, el 14% de los que abandonaron su wearable lo hicieron porque no tenía conectividad independiente, y el 83% de todos los encuestados poseedores de un smartphone esperan disponer de algún tipo de conexión autónoma tipo WiFi o GSM.

 

Qué más cosas despiertan el interés de los consumidores

 

El estudio no se centra exclusivamente en el smartwatch sino en los wearables en general, es decir, aquellos dispositivos tecnológicos que se pueden llevar encima para cumplir alguna función; y aunque la mayoría de los consumidores piensa que el despegue definitivo de estos aparatos para cuestiones que van más allá de la salud y el deporte será a partir del 2020, el 60% de los usuarios de wearables opinan que el desarrollo será más rápido, y funciones como la monitorización del alcohol en sangre y las prendas inteligentes serán actualidad ese año.

 

Aunque hoy por hoy el área de la salud y el deporte constituyen el mayor atractivo para la utilización de smartwatches y pulseras inteligentes, así como otro tipo de wearables como prendas de vestir, existe interés en funciones como botones de pánico, comunicación no verbal (poder enviar a otra persona un sonido, patrón de vibración o luz) e integración con el Internet de las Cosas. Las posibilidades de poder medir funciones fisiológicas o utilizar el dispositivo como llave y medio de pago son también cuestiones atractivas para los usuarios.

 

smartwatch independiente smartphone deporte

 

El interés por el smartwatch existe y las perspectivas son excelentes

 

Por estos motivos, además de la demandada conectividad independiente, 2 de cada 5 usuarios de smartphones creen que los wearables podrían reemplazar al teléfono inteligente aunque se tarde un tiempo en ello. No obstante, el 38% de las personas objeto de la encuesta en estos países piensan que los wearables como los smartwatches reemplazarán la mayoría de las funciones de los teléfonos inteligentes en tan solo 5 años. El smartwatch independiente del smartphone podría ser un hecho ampliamente generalizado.

 

El avance actual sugiere que en cuanto estos aparatos tengan mayor conectividad, el teléfono móvil perderá protagonismo como ocurre ya con 4 de cada 10 usuarios de smartwatch entrevistados, que pasan menos tiempo mirando la pantalla de su teléfono debido a las notificaciones en su reloj inteligente. Además, la mitad de los usuarios de smartwatches esperan llevar dispositivos autónomos que no necesiten al smartphone.

 

Qué conclusiones podemos sacar de este estudio

Informarse antes de comprar un smartwatch

 

En la encuesta hay más datos interesantes relacionados con la seguridad, la privacidad, la edad, o las prendas de vestir, pero opinaré sobre lo que me parece más relevante.

 

El hecho de que 1 de cada 10 usuarios dejara de usar su dispositivo y un tercio de ellos lo hiciera a las 2 semanas desde su compra, así como que el 14% de los que lo abandonaron era por su falta de conectividad independiente, puede reflejar —a mi modo de ver— tres cosas:

 

  1. La falta de información a la hora de comprar un smartwatch
  2. Una publicidad poco explicativa
  3. El capricho por la novedad

 

Cuando se adquiere un producto, y no digamos si se trata de algo relativamente novedoso como un smartwatch, el comprador debe informarse para saber si el objeto cumplirá sus expectativas. Aunque la publicidad pudiera ser inadecuada, siempre se pueden consultar webs especializadas como ésta para estar informado, así como las especificaciones o características principales del producto en la web del fabricante si aún existiera incertidumbre.

 

Es cierto que han surgido multitud de relojes inteligentes chinos sobre los cuales se ofrece en ocasiones información demasiado básica que puede generar dudas, pero un factor como la conectividad suele estar indicado en la mayoría de los casos. Conseguir un smartwatch sin smartphone no constituye ningún problema a día de hoy. Afortunadamente, el dato proporcionado por la encuesta indica unos porcentajes poco significativos.

 

En cualquier caso, es fundamental saber qué tipo de dispositivo es ahora mismo un smartwatch y la utilidad que tiene.

 

Ya hemos dicho que no debe confundirse con el smartphone en cuanto a su uso y que hay diferencias palpables como el tamaño de pantalla que marcan diferencias sustanciales para determinadas acciones. Debe entenderse al smartwatch como el dispositivo que es en sí mismo. Lanzarse a comprar un smartwatch barato chino sin más, puede repercutir en una experiencia frustrante y una impresión equivocada de lo supone el reloj inteligente.

 

Si se quiere un smartwatch independiente del smartphone, es decir, con conectividad autónoma, existen modelos que la ofrecen tanto a través de WiFi como GSM incorporando una tarjeta SIM. Pero también hemos de tener en cuenta las ventajas y desventajas de un reloj con teléfono para valorar su compra.

 

El futuro imparable del smartwatch

 

Los datos de la encuesta indican interés mayoritario por los wearables. No me cabe ninguna duda que el reloj inteligente despegará aunque sea de forma paulatina. Seguramente la adopción de este dispositivo no sea tan abrupta como ocurrió con el smartphone; no sólo podemos comprobarlo actualmente con la predisposición de compra sino que depende también del arranque del Internet de las Cosas.

Por otro lado, el impulso del teléfono inteligente vino dado de forma abrumadora por la promoción de las operadoras de telefonía móvil, algo que no está ocurriendo aún con el smartwatch.

 

Lo que está claro es que la tendencia es al alza y los fabricantes siguen apostando por este tipo de dispositivos creando modelos cada vez más bonitos, funcionales y económicos. Los chinos, por su parte, lanzan una gran cantidad de smartwatches baratos con prestaciones que a veces sobrepasan a las marcas más reputadas, incluyendo la posibilidad de inclusión de una tarjeta SIM o cámara de fotos incorporada. Quizás son ellos los que han hecho realidad de manera palpable un smartwatch sin smartphone.

Por todas estas cosas, el futuro se muestra prometedor y verdaderamente apasionante.

 

smartwatch sin smartphone internet de las cosas

 

El Internet de las Cosas

 

Este concepto será, probablemente, el impulsor definitivo del smartwatch y el cambio del modo en que vivimos. Todo conectado a todo: objetos con objetos, personas con objetos y, por supuesto, personas con personas. En este entorno, el reloj inteligente se convertirá en el protagonista, ya que podrá ser utilizado para una innumerable cantidad de funciones, desde la salud al pago electrónico hasta la gestión doméstica y la comunicación.

 

La cantidad de cosas útiles que se podrán hacer con él se nos escapa ahora mismo porque surgirán servicios y productos nuevos, pero podemos imaginar un entorno donde el smartwatch será indispensable. Si su utilidad en estos momentos es innegable, en poco tiempo constituirá un artículo del que no podremos prescindir.

 

No te pierdas este artículo dedicado al smartwatch y el Internet de las Cosas.

También puedes leer aquí la encuesta de Ericsson ConsumerLab en inglés.

 
 Foto Galaxy Gear de: Janitors vía Foter.com / CC BY
2 Comentarios
  1. Responder
    Ismael 15 noviembre, 2017 en 22:58

    Hola me parece muy interesante el articulo e informativo, creo que las tecnologías van avanzando a pasos gigantescos creo que esto que representa un smartwatch solo lo podíamos ver en tiras cómicas como Dick Tracy, por ejemplo, pero hoy es una realidad acabo de adquirir un dispositivo de estos, precisamente de marca china pero bastante reconocida ya por ser precisamente de las que tienen los mejores productos por el precio mas justo y mejores prestaciones en cuanto a la competencia de las marcas de “renombre”, que a mi gusto ofrecen productos cortos en prestaciones y a precios muy elevados, en comparación a las opciones Chinas bien hechas como la marca Lemfo, espero cumpla con mis expectativas,pues en realidad la única limitante es la autonomía y ciertas cosas que no puede hacer mas por el tamaño que por falta de capacidad ya que es bastante potente ganándole incluso a algunos modelos de smartphone que existen a un precio mucho mayor, saludos y suerte con la pagina que veo que casi nadie se anima a dejar un mensaje pero no por eso no son leídos creo yo, saludos y gracias por este buen articulo!

    • Responder
      Brandy 16 noviembre, 2017 en 9:48

      Hola Ismael, ciertamente creo que el smartwatch tienen un potencial tremendo en muchos ámbitos. No se trata de una sustitución total del smartphone aunque en determinadas situaciones puede hacerlo, sino más bien de un complemento muy útil con funciones que superan al smartphone o son más cómodas de hacer. Imagínate los pagos por el móvil, por ejemplo. Creo que sería mucho más práctico y seguro hacerlo con un smartwatch. Sólo le falta a los fabricantes dar con la función que lo haga más atractivo a la mayoría. Y dejarse de pantallas tan potentes que consumen tan rápido la batería; es innecesaria tanta resolución. Pebble dio con la tecla ofreciendo hasta 7 días de autonomía (unos 5 normalmente es su duración real) pudiendo ver la hora siempre. Por ahí deberían tirar. Menos pantalla, más autonomía y como consecuencia un menor precio. Muchas gracias a ti por comentar y disfruta de tu nuevo smartwatch.
      Un saludo cordial.

Deje una respuesta